Los análisis de orina buscan la presencia de G.C.H., la hormona fabricada por el blastocito.
Dos de las pruebas principales, las del anillo y las del color, mezclan una solución química con una muestra de su orina. Los productos químicos reaccionan según la cantidad de G.C.H. en la orina. La reacción muestra un cambio de color en el tubo o tira de la ventanilla, o impide la coagulación provocando que aparezca en el tubo un anillo oscuro. Puede realizarse una tercera prueba colocando la parte absorbente del test en contacto con la orina.

Por lo que la tirilla o tubo que se pone en contacto con la orina tiene dos resultados. Una línea siempre deberá ser visible, es la que indica que análisis se realizó correctamente.

Si el test detecta la hormona G.C.H aparecerá una segunda línea que corroborará el embarazo. El resultado aparecerá a los pocos minutos, entre 3 y 5, dependiendo de la marca del test.