¿Qué es un embarazo psicológico?
Un embarazo psicológico, también llamado utópico, es cuando una mujer cree estar embarazada pero en realidad no lo está.
Es una respuesta del cuerpo a un estado emocional, manifestándose corporalmente como un embarazo totalmente normal. También se lo suele llamar pseudociesis.

¿Por qué sucede?
Las causas principales de un embarazo psicológico son: el deseo incontrolable de tener un hijo, problemas conyugales, contrariamente puede darse por temor a quedar embarazadas, sentimiento de sentirse más productiva debido a la pronta llegada de la menopausia, pérdida de un embarazo previo.
Esto es lo que podría llamarse un trastorno somatoforme. Los trastornos somatoformes engloban varios problemas psiquiátricos en los cuales las personas refieren síntomas físicos pero niegan tener problemas psiquiátricos. Los síntomas físicos o su gravedad y duración no pueden ser explicados por ninguna enfermedad orgánica.

Síntomas embarazo psicológico
Los síntomas de embarazo psicológico son similares a los de un embarazo normal. Existe un trastorno del ciclo menstrual, con la duración de un embarazo, o sea los 9 meses. Se produce el aumento del volumen abdominal, pero a diferencia del embarazo real, no existe borramiento del ombligo, las glándulas mamarias se modifican, y hasta podría tener secreciones de calostro y leche, náuseas y vómitos, subida de peso. La mujer podría sentir movimientos fetales, pero por supuesto, solo sería una sensación ya que no hay feto. Se produce un ablandamiento del cuello uterino e incluso algunos pacientes pueden presentar niveles elevados de gonadotropina, según Barglow y Brown

¿Cómo se procede?
En general al realizarse los análisis del primer control de embarazo, ecografía y análisis de sangre y orina, se verificaría que no existe embarazo. Pero en este caso, al ser un trastorno mental, generalmente la mujer no desea concurrir al médico porque no desea que le digan lo que no quiere oír, que tal embarazo es inexistente. Otras veces puede suceder que concurran al médico, éste les comunique que el embarazo no existe y abandonen al médico en busca de otro que les confirme el embarazo.
Lo más importante, según expertos, es que la mujer acepte que está viviendo una fantasía. Y controlarla después para que no sufra una depresión por la pérdida de “su bebé”. Siempre ante la duda concurrir al médico.