Un embarazo ectópico es aquel en que el feto se desarrolla fuera del útero. Éste podría alojarse en la trompa de Falopio, en el canal cervical o en la cavidad pélvica o abdominal.
El funcionamiento normal es el siguiente: el ovario libera un óvulo que es absorbido hacia la apertura de una de las trompas de Falopio, y ahí es impulsado por cilios llegando al útero varios días después.
La fecundación del óvulo suele darse en la trompa de Falopio, pero la implantación es en el útero.

¿Por qué se produce un embarazo ectópico?
Una de las causas de un embarazo ectópico puede ser porque después de ser fecundado el óvulo en la trompa de Falopio, si ésta, debido a una infección previa, no puede desplazarse o se queda atascado y no puede llegar al útero. En consecuencia, comienza a desarrollarse fuera del útero. Los embarazos que se desarrollan en las trompas de Falopio se llaman embarazos tubáricos.
No solo pueden ocurrir por una infección previa, sino también por una cirugía tubárica, por endometriosis o por anomalías en las trompas.

Síntomas de embarazo ectópico
Los síntomas de embarazo ectópico pueden ser pequeñas pérdidas de sangre, dolores abdominales. Por supuesto a esto se le suma la ausencia de la menstruación. Pero la mujer debe prestar atención ya que varios de los síntomas son los característicos del estado de gravidez. Síntomas de embarazo ectópico pueden ser: vómitos, náuseas, mareos y desmayos.

¿Cuáles son los riesgos?
Primero hay que tener en cuenta que los embarazos ectópicos no llegan a término. Por lo que si el feto crece en las trompas de Falopio, éstas podrían estallar.
Si el feto muere en una etapa precoz, no se producen lesiones en las trompas. Pero si sigue creciendo se podrían desgarrar las paredes de la trompa y producirse una hemorragia. Si la hemorragia es repentina, puede causar una baja en la presión arterial.
Si alrededor de la sexta u octava semana de gestación siente un dolor agudo e intenso seguido de un desvanecimiento, en general estos síntomas indican que la trompa se ha roto.

¿Puede prevenirse?
Un embarazo ectópico no puede evitarse, pero hay ciertos factores de riesgo que pueden tenerse en cuenta. Hay que tener en cuenta si se ha tenido una enfermedad pélvica inflamatoria, endometriosis, un embarazo ectópico previo, una cirugía abdominal o una tubárica.

¿Cómo se diagnostica?
Al realizarse un análisis de sangre y se verifica el embarazo positivo, pero al realizarse una ecografía el útero tiene un tamaño más pequeño de lo que debería y se encuentra vacío. También puede notarse sangre en la cavidad pélvica o abdominal.
Para corroborar el diagnóstico puede realizarse un culdocentesis. Esta sangre se extrae con una aguja a través de la vagina hasta la cavidad pélvica, y se extrae la sangre acumulada debido a la hemorragia. Esta sangre tiene la particularidad de no coagular.

Tratamiento
Se puede realizar una microcirugía, de esta forma puede llegar a evitarse el desgarro de la trompa.
Para tratar un embarazo tubárico, en fase inicial, en cual no se sientes los latidos del feto, puede administrarse metotrexato en lugar de una cirugía.