El dolor de espalda suele ser un síntoma totalmente normal en el final del embarazo especialmente.
¿A que se debe?
Debe entenderse que durante el embarazo los cambios internos son muchos. A nivel abdominal todo tiende a extenderse. Si a eso le sumamos el aumento de peso y las malas posturas, podrían provocar dolores en la espalda. El centro de gravedad se ha modificado, por lo que ahora deberá tomar una postura diferente, estirando su columna lumbar, tirando el cuerpo hacia atrás. La hormona relaxina, relaja los ligamentos pélvicos, ayudando de esta manera al cuerpo para el momento del parto. Los ligamentos de la parte baja de la espalda y las rodillas también sufren sus efectos.

¿Cómo puede aliviarse?

Si la espalda le duele podría:
· Acostarse de lado colocando una almohada entre las rodillas y otra debajo de la panza también, puede ayudar a descansar el cuerpo, de esta forma el bebé no le presiona la espalda. Existen en plaza almohadas largas especialmente pensadas para embarazadas, porque es posible que con varias alguna de ellas se salga de noche.
· Hacer ejercicios para embarazadas. La yoga prenatal es una opción, la ayudará con la elongación, estirará y tonificará su musculatura. Especialmente el hacer ejercicios mejorará su estabilidad, mejorará la circulación. Nadar o hacer caminatas, siempre que su médico se lo permita, la ayudarán a aliviar tensión y de paso a mantenerse en un peso adecuado.
· Aprender a relajarse y respirar hondo puede ayudar a pasar los dolores. Esto se adquiere especialmente en yoga.

Precauciones

· Al darte vuelta en la cama trata de no ejercer la fuerza con la espalda, sino que trata de rodar agarrándote de algo que tengas cerca.
· No levantes peso. Como se ha explicado anteriormente los ligamentos están más flexibles por lo que puede ocasionar algún daño. Si debes levantar algo pesado del suelo, procura flexionar las rodillas y distribuir bien el peso.
· Deben tener la precaución de levantarse de apoco y no en forma brusca.