Estar embarazada es uno de los acontecimientos más esperados –y, a veces, más temidos- en la vida de muchas mujeres. Por eso, ante la menor sospecha de estarlo, comenzamos a tener toda clase de fantasías acerca de los cambios que vendrán en nuestro cuerpo, y en cómo será nuestro bebé. Pero, ¿estás realmente segura de que estás embarazada? Aquí te explicaremos cómo confirmarlo.

Primeros síntomas

Incluso antes de la confirmación fehaciente del embarazo, algunas mujeres sostienen que lo “presienten”, que algo más fuerte que la razón les dice que una nueva vida está comenzando a formarse dentro de su cuerpo. Por supuesto, muchas veces nos confundimos, porque el presentimiento puede no ser otra cosa que la expresión de deseo.

Ahora bien, el embarazo, antes de ser confirmado, se experimenta a través de pequeños síntomas (pero has de saber que algunas mujeres experimentan algunos sí y otros no, e inclusive no sienten ninguno). ¿Cuáles son?

  • Retraso en la menstruación: es el indicio más certero de que puede haberse producido un embarazo. Sin embargo, a veces la ausencia de regla tiene otros motivos.

  • Aumento en la temperatura basal: Si tu temperatura al despertar, en reposo, es superior a la habitual, puede deberse a que estés cursando las primeras semanas de embarazo.

  • Mareos y desmayos: Al disminuir la tensión arterial (otro síntoma), algunas mujeres experimentan desvanecimientos.

  • Náuseas y vómitos: La mayor producción de hormonas progesterona y gonadotrofina coriónica puede generar este síntoma, en especial por la mañana.

  • Cansancio: Las mujeres en el primer trimestre de embarazo experimentan en ocasiones fatiga, cansancio y somnolencia, debido a los cambios hormonales.

  • Cambios de humor: También se deben a los cambios hormonales, pero a veces ocurren por la inminente llegada de la regla.

  • Pechos más sensibles: La sensibilidad en las mamas es, en algunas mujeres, otro síntoma de embarazo.

Recuerda que puedes estar embarazada aún si no has experimentado estos síntomas. Algunas mujeres incluso tienen una “falsa regla” durante la implantación del huevo. Por lo tanto, no se puede decir que la ausencia de estos síntomas implique que no estás embarazada, así como tampoco por sí solos confirman un embarazo, pero son algo para tener en cuenta.

Las pruebas caseras

Si tienes la sospecha de estar embarazada, lo primero que puedes hacer para asegurarte es hacer una medición de HCG, Hormona Gonadotropina Coriónica, en orina. Es muy sencillo tomarse una prueba de embarazo casera, de las que se venden en as farmacias. Pero debes ser paciente: las pruebas no son efectivas antes del primer retraso en la menstruación, ya que pueden arrojar falsos negativos.

La prueba consiste en orinar sobre una pequeña tira reactiva. Al cabo de unos minutos, la tira muestra una o dos líneas. La primera línea debe aparecer siempre, para asegurarnos de que la prueba estuvo bien tomada. Si aparece la segunda tira, hay un 98% de posibilidades de embarazo. Para mayor efectividad, es mejor hacer la prueba con la primera orina de la mañana y, para estar todavía más seguras, repetir la prueba unos días después. Dos resultados positivos indican casi con total seguridad que debemos pedir turno con el médico para comenzar a cuidar nuestro embarazo.

Análisis de sangre

Ante sospechas de embarazo, el médico siempre ordena un análisis de sangre. Los análisis de sangre incluso pueden realizarse antes del atraso del período, ya que son mucho más precisos que los de orina. Entonces sí, con total exactitud sabremos de la presencia de HCG en la sangre y confirmaremos nuestro embarazo. También se suele calcular aproximadamente cuántas semanas lleva en curso el mismo.

Ecografía trasvaginal

A partir de la cuarta semana de embarazo el médico puede comprobar la presencia del saco embrionario haciéndote una ecografía trasvaginal. Sin embargo, se suele esperar hasta la semana 7 u 8 para poder comprobar los latidos del corazón de tu bebé, antes es demasiado pequeño y no se puede ver con claridad, lo que genera ansiedad en algunas mamás.

Los días antes de la confirmación de tu embarazo pueden hacérsete eternos. ¡Ten paciencia! Pronto te tocará a ti una de las experiencias más inolvidables de tu vida.