Listado de Artículos sobre ‘Consejos durante el embarazo’

Viajar durante el embarazo

Debido a vacaciones, por trabajo u otros motivos, muchas mujeres y sus familias deben viajar. Los medios más comunes para viajar son auto particular, ómnibus o tren y avión.

Viajar por tierra
Viajar en auto particular por largas distancias, puede resultar una de las opciones más aconsejables para la mujer embarazada. Esto es debido a que puede parar cuando lo necesite, tanto por que el movimiento no le haga bien y sienta náuseas o simplemente para estirar las piernas.

En el caso de viajar en tren o en ómnibus, lo que se aconseja es que cada tanto se pare y camine, aunque sea por el pasillo y con muchísimo cuidado, para estirar las piernas, y que no se hinchen y se duerman.
Para las mujeres que sienten una descompostura podrían tomar antiemético, recetado por su médico, para los malestares.

Viajar por aire
Pero viajar en avión  es otra cosa completamente. Según la American collage of Obstetricians and Gynecologist, la etapa más segura para viajar en avión para una embarazada sana es entre la semana 14 y la 28 de la gestación.

La regulación aeronáutica, al no tener los aviones las condiciones médicas y sanitarias para la atención del parto y recién nacido, prohíbe los vuelos internacionales desde el séptimo mes, ó semana 32 de gestación, y de vuelos domésticos desde el octavo mes, ó semana 38 de gestación. En embarazos múltiples la prohibición de volar en todos los vuelos comienza al séptimo mes, por el riesgo de parto prematuro.
A su vez, cada compañía se reserva el derecho de estipular la semana de gestación en la que comienza la prohibición de volar.

Como los aviones vuelas a una altura de 11 a 12 mil metros sobre el nivel del mar, las cabinas se encuentran presurizadas, lo que hace que disminuya el trabajo del corazón, aumente la presión arterial sistémica y se reduce el oxígeno en sangre. Las embarazadas sanas no sufren efectos igual que su feto. Pero en aviones no presurizados donde el nivel de oxígeno se reduce mucho más, los vuelos a gran altura están contraindicados para embarazadas.

Al irse de viaje, quizás en un lugar en dónde no puedan conseguir la medicación necesaria de manera inmediata, es aconsejable llevar consigo un pequeño maletín con algunos medicamentos.

Botiquín de viaje
Pueden necesitarse óvulos contra hongos vaginales, antibióticos del tipo de la ampicilina para uso transitorio en caso de infecciones urinarias. Algún analgésico oral no contraindicado durante el embarazo, como paracetamol.
Antieméticos para combatir las náuseas y vómitos que puede provocar el viaje, tanto en avión, barco o auto, todo dependerá de la mujer.

Pero lo más importante es llevar toda su documentación del embarazo, ecografías, vacunas, recomendaciones médicas, direcciones y teléfonos de los seguros y prestadores médicos del país que visite. Además es aconsejable tener la vacuna antitetánica al día, no existe contraindicación de dársela en cualquier época del embarazo. Las otras vacunas dependerán del destino elegido, si es endémico en enfermedades infecciosas que requieran de inmunización protectora.

Pero como siempre recomiendo, siempre visite a su médico y pregunte todo lo que deseen, especialmente si va a viajar, tome precauciones y preste atención a los consejos que le brinda su obstetra.

¿Qué hacer durante el embarazo? – Parte 1

Existen muchas cosas que hacer durante el embarazo, y el ejercicio es una de ellas.

Ejercicio
El ejercicio aumenta la resistencia y mejora la flexibilidad y fortaleza. Así es posible hacer frente a las exigencias adicionales del cuerpo para adaptarse al embarazo y parto. Con el ejercicio se comprende mejor todo lo que el cuerpo puede hacer y se aprenden diferentes formas de relajarse.
Se logra mantener actitud positiva y es menos probable que se sienta gorda o desanimada. Mejora la circulación y esto alivia la tensión.
El cuerpo libera las famosas endorfinas que levantan el ánimo y así el parto puede ser más fácil y más cómodo con un tono muscular bueno. Muchos de los ejercicios que se practican ayudan a confiar en su cuerpo durante el parto y si se mantiene en forma durante el embarazo recuperara más rápidamente su figura después del nacimiento de su hijo.

Los movimientos que se realizan con los ejercicios son calmantes y beneficiosos para el feto; se siente reconfortado por el balanceo de los movimientos.
Usando un buen calzado se puede caminar porque es bueno para la digestión, circulación y figura.
Se puede hacer natación para tonificar los músculos y yoga que aumenta la flexibilidad y reduce la tensión.
Se puede bailar, no en forma demasiado brusca.
No bicicleta, esquís, ni montar a caballo y mucho menos a partir del segundo semestre. No correr ni acarrear pesos y no hacer ejercicios abdominales porque los músculos longitudinales del abdomen están pensados para separarse por la mitad para dejar espacio al crecimiento del útero. Antes de cada sesión hacer estiramientos suaves.

Relajarse
Se pueden recibir masajes en casi todo el cuerpo con aceite de buena calidad para suavizar la piel y relajarse. Durante el embarazo se producen enormes cambios emocionales y puede pasar rápidamente del entusiasmo a la depresión; entonces el feto reacciona y puede dar patadas o sentirse tranquilo cuando usted se relaja.
Trate de no tener temores, piense en positivo y recuerde que sus cuidadores ya han visto de todo, de modo que nada de lo que haga les hará sentir incómodos.

Consejos para el tercer trimestre de embarazo

El tercer trimestre es una etapa muy especial. Hay mujeres que lo viven con un poco de ansiedad y otras que lo viven de manera más tranquila. Pero generalmente son unos meses caracterizados por una sensación de ansiedad, especialmente una sensación de prisa que se genera por los cambios en el metabolismo que se producen en el cerebro.

Cambios físicos
El tamaño del abdomen aumenta con bastante rapidez y eso es totalmente normal, por lo que te sentirás realmente cansada. Quizás también se deba a que por las noches no duermas bien, por lo que es aconsejable que cuando te sientas cansada, si es posible, te recuestes y descanses.
El caminar ya no será lo mismo. Los ligamentos se dilatan y ceden, por lo que te resultará más incómodo.

Respiración
Es probable que notes que necesitas respirar más hondo, y suspirarás con más frecuencia. Esto se debe a que el diafragma ya no puede moverse tanto, porque el bebé ocupa más espacio. Con cada inspiración profunda, los gases se mezclarán mejor y habrá un mejor aprovechamiento del oxígeno. Debe tener en cuenta que con una hiperventilación exhalará más dióxido de carbono de lo normal. Es por eso que, el bajo nivel de dióxido de carbono, provocará la falta de aliento. Por eso, es aconsejable que no se exceda en las actividades, siéntate echada hacia atrás.

Hipertensión
La presión arterial seguramente la controlan en cada control con tu médico, si no es así pide que lo hagan, ya que algunas mujeres sufren de alta presión en el final del embarazo.
Presta atención si tienes las manos hinchadas, la cara, los tobillos, los pies y las muñecas debes consultar. Especialmente debido a la preeclampsia. Si ya la padeces debes ir al hospital.

Molestias
El dolor de espalda cada vez puede ser mayor, y ahora es debido al peso extra. También es probable que no encuentre una posición en la noche para poder descansar. Un vaso de leche tibia antes de acostarse te hará relajar y en el camino te ayudará si sufre de acidez.
Comer muchas frutas y tomar mucha agua es un consejo primordial para esta etapa.

Consejos
Para esta etapa lo mejor es tener ya preparada la habitación del bebé, el bolso para ti y el del bebé. Es muy importante tener todo listo por si el bebé quiere venir antes de tiempo.
Intenta no ponerte nerviosa si esto sucede, sólo deja todo preparado.
Sería importante acudir a clases de preparto, te ayudará a tener todo en claro para ese momento tan esperado por ti y todo los que te quieren.

Consejos para el segundo trimestre de embarazo

Seguramente en este período muchos de los síntomas del primer trimestre se habrán ido. Probablemente las náuseas ya no estén, aunque a muchas mujeres se prolongan por más tiempo. Es un momento en que el que se vive el embarazo con mayor plenitud.

Modificaciones físicas

Los cambios físicos en esta etapa serán más notorios. El abdomen comenzará a crecer, de forma más llamativa. Esto se debe a que el útero comienza a crecer por encima de la pelvis, por lo que la cintura comenzará a desaparecer. El abdomen crecerá en relación con su contextura física, su altura, su constitución; por lo que cada mujer será diferente.

Aumentará más de peso, aproximadamente unos 6 kilos, pero se debe tener en cuenta que es muy importante tener una buena alimentación. El aumento de peso se debe al sistema de apoyo de la gestación, que es lo que protegerá al bebé, la placenta y el líquido amniótico. Los líquidos adicionales del cuerpo junto con la grasa materna son lo que completan este aumento de peso.

Aumentará la pigmentación, por lo que es posible que note una línea más oscura por debajo del centro del abdomen, la “línea nigra”.

Molestias
Al llevar más peso en parte delantera del cuerpo, el centro de gravedad se modifica, lo que podrá causar un cambio en la postura. Es aconsejable que camine con cuidado, especialmente las mujeres propensas a las caídas, deberán cuidarse especialmente.

El aumento del flujo sanguíneo al útero provocará un reblandecimiento y una relajación de los ligamentos del sacro que se conectan con los huesos pélvicos a la espina dorsal. Esto puede provocar dolor de espalda. Para prevenirlo es aconsejable intentar no encorvarse, sentarse en una silla dura o en el suelo e inclinarse siempre con la espalda recta.

Consejos especiales
En el segundo trimestre, especialmente al final de éste, tendrás más energía. Es momento de hacer los preparativos para la llegada del bebé. Preparar la habitación, comprar la ropa y realizar todas aquellas actividades que en el tercer trimestre podrían resultar cansadoras.

¿Cuánto dormir en el embarazo?

En el embarazo lo importante es sentirse bien y con fuerzas, por lo que si te sientes cansada y tienes la posibilidad de dormir, hazlo!

Situaciones diferentes
El cambio hormonal, puede hacer que te sientes muy cansada, y si el embarazo es avanzado, mucho más, ya que el peso extra que estás cargando te cansará.
Es por eso que si el cuerpo te lo está pidiendo, hazle caso, escúchalo.

En otras situaciones, muchas mujeres sufren de insomnio durante el embarazo. Generalmente es debido a la incomodidad. Y en otras situaciones, mujeres embarazadas han comentado, que al acostarse el bebé suele patear con tanta intensidad que las despierta.

Soluciones
Buscar alternativas para conciliar el sueño puede resultar todo un camino de aprendizaje. Existen cojines especiales que ayudan a la madre a encontrar una postura cómoda para relajarse y poder conciliar el sueño.
Una cena suculenta no colaborará a tu descanso,  inclusive es aconsejable, que antes de irte a la cama tomes un vaso de leche tibia con azúcar y por supuesto prohibidas las bebidas con cafeína.

Ejercicios de relajación ayudarán mucho, además puedes leer y escuchar música tranquila y relajante.
Pero lo más importante es que puedas descansar.

Consejos para el primer trimestre de embarazo

El primer trimestre de embarazo es cuando el cuerpo sufre más cambios. Debemos entender que el cuerpo se está adaptando para acoger el crecimiento del bebé por los nueve meses siguientes.
Puede ser que no sientas ninguna molestia y el primer trimestre lo transcurra normalmente pero también hay ciertos síntomas de embarazo que son los más cotidianos y frecuentes.

Náuseas, vómitos y diarrea

Es probable que tenga náuseas, éstas pueden ser matinales o no, cada mujer es diferente, por lo que cada embarazo será distinto. Puede tener hasta vómitos, pero generalmente desaparecen luego de los tres primeros meses. Es aconsejable alimentarse más frecuentemente, raciones más pequeñas y más frecuentes para no cargar tanto al estómago. En el momento que sienta náuseas pruebe comer una galleta de agua.
Muchas mujeres no toleran bien el hierro, consulte a su médico una opción para ingerirlo para que le siente mejor.
Si los vómitos son constantes, debe, primero hidratarse correctamente, y consultar con su médico, podría recetarle vitaminas B6. Para hidratarse correctamente intente tomar bebidas para deportistas, como Gatorade, ya que estas contiene sales y minerales que la ayudaran a recuperar su estado.
Debido a todo este malestar podría tener diarrea, esto se debe a que los vómitos y las náuseas afecten en lo que ingiere. De la misma forma, procure mantenerse hidratada. Si la diarrea no para con una dieta antidiarreica deberá consultar con su médico.

Cansancio
El cansancio es algo típico en esta etapa, descanse todo lo que su cuerpo le pida. Es necesario que como mínimo duerma seis horas en la noche, pero lo aconsejable serían ocho. Si lees posible y siente cansancio, duerma una siesta de tarde. Cuando no le es posible tener un descanso adecuado debido al estrés, es necesario que busque una manera de poder relajarse, debe entender que su cuerpo necesita estar en óptimas condiciones para el desarrollo de su bebé.

Mareos y desmayos
Puede ser que sienta mareos e inclusive hasta llegue a desmayarse. Para entender esta situación debe entender que la sangre de su cuerpo está enfocada en su útero y las piernas, por lo que levantarse rápidamente del asiento puede provocar un desmayo. Es aconsejable dormir sobre su lado izquierdo, le permitirá a sus vasos sanguíneos estar más aliviados, los que suministran el oxígeno y los nutrientes al bebé. Trate de levantarse despacio y no quedarse quieta por muchas horas seguidas, levántese con cuidado y camine un poco.

Ganas de orinar y constipación
El útero a medida que va creciendo va presionando tanto la vejiga como los intestinos y el estómago. Por lo que hay dos situaciones que sueles ser frecuentes, tener ganas de orinar muy seguido y que comience a constiparse.
Debe consultar con su médico si al orinar siente un dolor, ardor o molestia.
Para la constipación es aconsejable ingerir frutas y verduras, cereales, panes integrales y tomar mucha agua. Si con la dieta no lograr mejorar consulte a su médico para que le recete algún suplemento de fibras.

También puede sentir dolor de cabeza, esto se debe a los cambios hormonales que su cuerpo está transitando. Pero no deberían ser frecuentes y fuertes. En ese caso consulte a su médico.

Los paseos y las caminatas son buenas en esta etapa, pero debes cuidarte de los ejercicios de impacto, éstos no son recomendables.
La yoga para embarazadas es una opción.

Medicamentos en el embarazo

La toma de medicamentos es uno de los temas que más preocupa a la mujer embarazada. Es cierto que en la exposición fetal a determinados fármacos durante la gestación,  puede producir malformaciones congénitas o alteraciones en la función de ciertos órganos, pero no se puede dejar a la mujer embarazada sin ninguna opción ante un problema.

¿Por que no se puede tomar cualquier medicamento?
Se dispone, hoy en día, de muy pocos fármacos que se puedan usar y de la mayoría en realidad se desconoce con exactitud los posibles riesgos que puedan causar con su toma.
El periodo de mayor riesgo para que se produzca una malformación congénita son las diez primeras semanas de gestación. Después, ya se entra en una fase de maduración y perfeccionamiento de los órganos en el feto.
En general hay que valorar en cada caso de manera individual el riesgo o el beneficio de la toma de un fármaco concreto.

Fármacos permitidos

Entre los fármacos en los que estudios controlados no han demostrado riesgos o no existen pruebas de riesgo en la especie humana, nos encontramos el paracetamol como analgésico, la doxilamina como antiemético, la heparina como anticoagulante, la penicilina y sefalosporinas como antibióticos.

Usar multi vitamínicos para reforzar los nutrientes de la mamá es importante, no nos olvidemos que es quien alimenta al feto, este va necesitando vitaminas, minerales, y es ella quien se los aporta por medio de la placenta. Por ello se les recomienda tomar multi vitamínicos para asegurarnos que esa mamá este nutrida y no le va a faltar nada ni a ella ni al bebe. Garantizan una suplementación adecuada de la dieta necesaria durante el embarazo y el periodo siguiente. Luego del parto también son recomendables para asegurar una mayor calidad de leche durante la lactancia.

Por otro lado se recomienda consumir acido fólico uno o dos meses antes de quedar embarazada. Es una vitamina que se encuentra en forma natural en muchas frutas, verduras y cereales; y resulta esencial para el bebe porque ayuda a la formación del tubo neural. Este tubo es la parte del embrión que después se convierte en el cerebro y en la medula espinal.  Algunos de los alimentos que contienen acido fólico son las lentejas, jugo de naranjas, espinacas, yema de huevo, avena, manies, lechuga, brotes de soja, higado, brócoli, etc.

Los que no se pueden
Entre los fármacos que estudios de investigación o informes tras la comercialización del producto, han demostrado la existencia de riesgos para el feto se encuentran: acetoexamida, ácido etacrinico, ácido valproico, altetramina, aminogluocosidos, barbitúricos, benzodiacepinas, busulfan, carboplatino, cloranbucil, cloroquina, daunorubicina, diureticos, fenitoina, fluxoridina, fludarabina,  hidanbicina y fosfamida, litio, metimasol, parametadiona, pipobromano, primidona, procarbacina, propiltiuracilo, progestagenos, tetraciclinas, trioguanina, tamoxifeno, trimetadiona, mimblastina, vinclistimna y ioduro potasico.

Antes de consumir cualquier medicamento se aconseja consultar con su obstetra.

Acido fólico en el embarazo

El ácido fólico es una vitamina, es la vitamina B9 que ayuda en la prevención de problemas congénitos. En forma natural se encuentra en los vegetales de hojas verdes, como la espinaca, en la naranja, melón, palta, frutillas, en la soja, lentejas, endibias y los granos que se encuentran enriquecidos.
Estos se tratan de defectos del tubo neural. Se ha descubierto que el ácido fólico puede ayudar en la prevención de ésos defectos que están relacionados con el cerebro y la médula espinal.

¿Cuándo debe tomarse?

El ácido fólico debe tomarse cuando se comienza a buscar un embarazo y durante el primer trimestre. Los defectos del tubo neural comienzan en el primer mes de embarazo, es por eso que es conveniente que la mujer ya esté ingiriendo ácido fólico con anterioridad para prevenirlo.
También se ha advertido que puede ayudar a prevenir el labio leporino, paladar hundido y algunos defectos cardíacos.

Defecto del tubo neural
El tubo neural es una parte del embrión desde la cual se forman, el cerebro, la médula espinal y la espina dorsal.
Un fino tejido que se forma en esa zona, aproximadamente a los 28 días de gestación toma forma de tubo. Si esto no sucede como debería ser el tubo no se cierra completamente y puede producir defectos tanto en el cerebro como en la médula espinal.

El defecto más común es la espina bífida, o espina dorsal abierta. Los niños con este tipo de problemas pueden tener problemas de parálisis en los miembros inferiores, falta de control de la vejiga y de los intestinos. También pueden presentar problemas neurológicos y de desarrollo.
También puede nacer con el cerebro y el cráneo muy poco desarrollados, lo que provocará la muerte.

Ácido fólico

Aunque la mujer tenga una dieta rica ácido fólico, generalmente su médico obstetra o ginecólogo le indicará un suplemento de ácido fólico en pastillas o un complejo vitamínico completo con ácido fólico. La dosis recomendada variará según el estado y los antecedentes de la madre. Si ya ha tenido un embarazo con tubo neural probablemente le recomienden alrededor de 4 miligramos diarios, si no tiene este tipo de antecedentes 1 miligramo diario será suficiente.

Alimentos prohibidos en el embarazo

Existen ciertos tipos de alimentos que podrían afectar tanto a la madre, que se encuentra propensa a las infecciones, y no son adecuados para la formación del bebé. Es necesario tener en cuenta que el bebé se alimenta a través de la madre, por lo que es imperante la buena alimentación de ella.

Durante el embarazo lo importante es seguir una dieta balanceada y tratar de evitar lo excesos. En realidad no hay alimentos que no se puedan ingerir, sólo debe evitarse el alcohol y restringirse el consumo de café, incluyendo las bebidas gaseosas cola, el té negro y verde, y de la sal. Pero hay que tomar algunas precauciones con algunos alimentos.

¿Cuáles son los alimentos?

Existen quesos que se elaboran a partir de la leche cruda, por ejemplo el queso cuartirolo tiene su variedad en crudo y con leche cocida. Es importante no ingerir aquellos realizados con leche cruda por el riego a contraer listeriosis.

Si vas a comer en un restaurante, trata de evitar aquellas verduras crudas que vienen de la tierra y pueden no estar bien lavadas, como por ejemplo la lechuga. La tierra acumulada en estas verduras podría transmitir gérmenes.

Es muy importante evitar el agua de grifo de origen dudoso, es probable que esta no sea potable. Es preferible utilizar agua embotellada.

Siempre debes comer las carnes bien cocidas, no comer carne cruda, ni pescado crudo.
Esto es muy importante debido al contagio de toxoplasmosis. Dentro de las carnes podemos agregar los embutidos de carne no cocida, como el jamón serrano, o las salchichas poco hechas. No es recomendable consumir hígado en el embarazo, ya que contiene demasiada vitamina A, y podría afectar al embrión. Por otro lado acumula sustancias no muy buenas para la gestación.
Dentro de los pescados, es aconsejable evitar tiburón, pez espada, caballa gigante y azulejo. Esto se debe a que estas especies pueden contener mercurio en niveles elevados.
El huevo crudo no es adecuado, ni ninguna preparación que lo contenga, como las mousses y otros postres y o comidas en donde el huevo no sea cocido.

Fumar en el embarazo

Todos sabemos que fumar es perjudicial para la salud, pudiendo provocar, enfermedades en los pulmones, problemas cardíacos y demás problemas relacionados. pero ¿qué pasa en el embarazo?

¿Cuáles son los riesgos que tiene el bebe?

Imaginemos cuanto daño puede producirle a un feto de milímetros un cigarro fumado por un adulto. Hay que tener en cuenta que el humo que su madre fuma, pasa a la placenta sin ningún tipo de impedimento, llegando a ese minúsculo feto nicotina y monóxido de carbono.

El tabaco hace que disminuya el oxigeno que le llega a los tejidos, también hacen que los niveles de vitamina B12 bajen junto con la vitamina C.

Cada inhalación puede producir espasmos en los vasos sanguíneos, esto lo sentirá el bebé con alteraciones cardíacas que le costarán aproximadamente 45 minutos reponerse, luego de haber terminado el cigarrillo.

El tabaco produce una sensación de satisfacción a los fumadores, esto se debe a que libera oxitocina, esta hormona puede resultar muy satisfactoria cuando no se está embarazada, pero estándolo puede tener un parto prematuro, ya que la misma hormona es la que se libera en el parto.

La nicotina posee un efecto antidiurético, por lo que al fumar se retienen líquidos y puede producir un aumento de la presión arterial.

¿Porque puede producir malformaciones?

Como habíamos explicado anteriormente, el tabaco disminuye la cantidad de oxígeno que va hacia los tejidos. Por otro lado la placenta aumenta de tamaño para recibir más cantidad de oxígeno, que no llega, por lo que podría llegar a desprenderse. El feto comienza a consumir menos oxígeno y menos alimento. Es por eso que puede llegar a tener problemas en el desarrollo, ser más pequeño que lo habitual.

A largo plazo
Además de los problemas al nacer que puede tener el bebe, le pueden provocar problemas a largo plazo, como diabetes, asma, problemas en el sistema nervioso deficiencias de crecimiento y obesidad.