¿Qué es la anemia?
Las anemias son enfermedades en las que los glóbulos rojos o la hemoglobina, que es la proteína que transporta el oxígeno, muestran valores inferiores a los normales.
Los glóbulos rojos están compuestos en parte por la hemoglobina que les permite transportar el oxígeno desde los pulmones hasta distintas partes del cuerpo.
Al tener anemia, se reduce el número de glóbulos rojos (o la hemoglobina en estos) y
la sangre no puede transportar la cantidad necesaria de oxígeno.

¿Cuáles son las causas de la anemia durante el embarazo?
Antes que nada hay que entender que en el embarazo la demanda de sangre en la madre se incrementa en un 50%, porque no sólo es necesario abastecer a su cuerpo sino también suplir todas las necesidades del feto en gestación.
La anemia gravídica, es la que padecen por el embarazo en sí, debido al incremento del volumen sanguíneo, siendo, en valores muy bajos, para no preocuparse.
Otro tipo causas de la anemia durante el embarazo, en general se deben a la falta de hierro. El hierro es el que ayuda para la formación de la hemoglobina, que no olvidemos que es la que transporta el oxígeno que debe llegarle al feto para que tenga un crecimiento normal y sano. Si la mujer no tiene suficientes reservas de hierro, el conteo bajará provocando una anemia. Se soluciona, en general, con un suplemento de hierro.
Otras de las causas podrían ser: la deficiencia de vitamina B12, suele sucederle a las mujeres vegetarianas; la pérdida de sangre o hemorragia que puede ser causada por un accidente; la carencia de ácido fólico, que es una vitamina B que con el hierro ayudan a la formación de los glóbulos; enfermedades sistémicas crónicas o hemólisis.

¿Qué sucede si se tiene anemia durante el embarazo?
El feto depende de la sangre que le envía la madre, por lo tanto la importancia es extrema si no se trata.
Si los valores de oxígeno que recibe el feto son bajos, podría nacer con bajo peso podría tener un aborto espontáneo, más si se tratara de una anemia en el primer o segundo trimestre. Existen mayores probabilidades de un parto prematuro. El bebé podría nacer con anemia y padeciéndola en su infancia.
Podría haber posibilidades de una preeclampsia, infecciones urinarias, afecciones cardíacas y pulmonares, que repercutirán en forma negativa en el feto.

¿Cuáles son los síntomas de la anemia?
Los síntomas causados por la falta de oxigenación son variados. Puede causar fatiga así como debilidad, incapacidad para realizar ejercicio, zumbido en los oídos, falta de aire, palidez y dolores de cabeza leves. También podría presentar pérdida del apetito, taquicardia e hinchazón de las extremidades. Si la anemia es muy grave, puede aparecer un ataque o un paro cardíaco.

¿Cómo se diagnostica?
Análisis simples de sangre pueden detectar la anemia. Es posible determinar el porcentaje de los glóbulos rojos en el volumen total de la sangre (hematocrito) y la cantidad de hemoglobina presente en una muestra. El hematocrito está disminuido cuando hay anemia. Estos análisis forman parte de un recuento completo de las células sanguíneas.

¿Cómo se previene?

En general la anemia en las embarazadas radica en la falta de hierro. Esto puede prevenirse teniendo una alimentación adecuada y nutritiva, aportando la cantidad necesaria de los alimentos que contienen más cantidad de hierro. Es necesario tener en cuenta que una alimentación balanceada es necesaria, ya que la mujer debe abastecer mayores requerimientos nutricionales.
La carne, roja, blanca o pescado, es recomendable, no solo por el hierro sino también por la vitamina B12. Los vegetales de hoja verde, como el brócoli, la acelga, la espinaca, etc.
Legumbres, como las habas, los frijoles y los guisantes. Harinas, especialmente la integral, pasta, arroz y todos los cereales que estén enriquecidos con hierro.

¿Cuál es el tratamiento?
Suele depender del médico y del estado de la paciente. Dependerá de cuán bajos estés los glóbulos, el estado gestacional, antecedentes y tolerancia a los medicamentos.
En cuanto al ácido fólico, se sueles recetar con anterioridad a quedar embarazada, por lo que supuestamente estará cubierta en el momento de concebir. Si esto no sucediera, el médico seguramente le recetará un complejo vitamínico que contenga todas las vitaminas necesarias.
Pero si fuese necesario podrían administrarle hierro en comprimidos o inyectables.